Carta a los jóvenes sobre Cristo

Nos situamos

Hablemos un poco de Jesús, aunque, tú como joven, podrías hablar ya bastante. Porque tienes una palabra muy importante para decirle a Jesús. Sí, esto supone un riesgo, pero “Al que arriesga el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos” (Papa Francisco).

“Os escribo a vosotros, los jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno” .

1 Jn 2,14

“Es muy buen amigo Cristo, porque le miramos hombre y vémosle con flaquezas y trabajos, y es compañía”.

Teresa de Jssús

“No tengáis miedo de ir contracorriente, sed valientes, no os dejéis robar la esperanza… por favor no os dejéis robar la esperanza que nos da Jesús”.

Papa Francisco

Examinar su presencia en nosotros

¿Qué desea tu corazón?

Unos estáis metidos de lleno en el estudio, otros con trabajo o en paro. Admiradores de la belleza multicolor de la vida, pero rebelándoos contra los contrastes entre esos pocos que tienen casi todo y esos muchos que tienen casi nada. Con el grito preparado para unirse a las protestas de cada día ante tantas situaciones de inhumanidad. Lejanos de muchas cosas que no os gustan; buscadores de espacios nuevos donde poder decir los sentimientos; sedientos de amar y ser amados.

¿Cómo está pasando Jesús por tu vida?

Algunos atraídos por Cristo, otros buscando otros sentidos. Unos con la fe firme en Jesús, otros moviéndoos en arenas movedizas. Solo es necesario un “pequeño paso” para vivir un encuentro con Jesús. El Evangelio está lleno de encuentros, que comenzaron como un pequeño deseo. Personas que no lo conocían quedaron tan fascinadas al sentirse encontrados por Él que ya no quisieron vivir sin su amistad y compañía.

¿Con quién o con qué te gusta encontrarte?

                Muchos de vosotros ya habéis probado la amistad con Jesús. Otros lo habéis intentado. Otros ni siquiera habéis tenido oportunidad. Si os acercáis a Jesús, Él se acerca a vosotros, sin excluir a nadie, no como quien impone nuevas obligaciones, sino como quien comparte una alegría y señala un horizonte bello.

¿Dónde descubres a Jesús?

Quiero hablaros de Teresa de Jesús, la inquieta y andariega, la que sale a las plazas buscando amigos para tratar con Cristo, el amigo verdadero. Quizás descubráis por qué Cristo puede ser vuestro amigo, “¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido!” (Papa Francisco). Recojo algunas de sus palabras:

  • No tengáis miedo. No hay aquí que temer, sino que desear (Vida 8, 5). Cristo es amigo de gente animosa; lo da todo y no quita nada; solo sabe amar; respeta vuestras búsquedas; sabe curar heridas; siempre espera; tiene tiempo para cada persona. Confiad en Él. Compartid con Jesús lo más vuestro. Tratadle como a amigo. Cristo será para vosotros la mejor compañía.
  • Traed a Jesús siempre con vosotros. “No nos imaginemos huecos en lo interior; hay otra cosa más preciosa, sin ninguna comparación, dentro de nosotros… (Camino de Perfección 28,10).
  • Estáis habitados. Aprended a escuchar vuestro propio corazón y el de los demás, el de la humanidad y el de la creación. “No estéis sin tan buen amigo al lado” (Camino de Perfección 26,1). Atreveos a descubrir lo que hay debajo del envoltorio, los tesoros siempre están escondidos. Dejaos sorprender. Jesús no os va a hacer propuestas fáciles sino auténticos retos: amar, perdonar, servir, perder para ganar… ¿Os asustáis?
  • “Andar con alegría y libertad” (Vida 13,1). Cristo le va a dar a vuestra vida un horizonte ilimitado. A medida que vayáis conociendo la riqueza de su persona, se os irá desvelando el misterio que se esconde en vosotros. Su estilo de vida tan libre, su pasión por una humanidad nueva, su acercamiento a los pobres, su intimidad con el Padre, su entrega crucificada por amor, su presencia resucitada de paz y perdón… todo eso os ayudará a encontrar el sentido de la vida. Nadie habla al corazón como Jesús. Cuando lo descubráis, a vuestra noche le nacerá una madrugada.
  • Tratad con Jesús. Estate allí con Él, mira que te mira, acompáñale y háblale” (Vida 13,22). Tratad con Él, de igual a igual, como amigos que hablan con el Amigo. Siempre que recordemos a Cristo, “nos acordemos del amor con que nos hizo tantas mercedes, y cuán grande nos le mostró” (Vida 22 14): todo lo ha dicho y hecho por amor. Es de fiar, sus palabras son obras. Decidle sin miedo a vuestro corazón: “Jesús es para mí y yo soy para Jesús”. Poned vuestra vida en sus manos, abrid el corazón a lo que Él, tan amigo de dar, quiere regalaros. De tanto mirarle os quedará impresa en los adentros su grandísima hermosura y su libertad, como a Teresa (Vida 37,4) y crearéis belleza a vuestro alrededor, ésa que tanto necesita la humanidad. Con Él a vuestro lado,vienen todos los bienes” (Camino de Perfección 26, 7).
  • Haceos amigos de los pobres. Intercambiad gratuitamente la vida que lleváis dentro con los más pobres. No hay aventura más fascinante. Meteos en las movidas del Espíritu. Porque vuestro corazón no tiene fronteras, construid puentes para llegar a los que están en la orilla. “Obras quiere el Señor” (5 Moradas 3,11).
  • Caminad agradecidamente. Abríos a la emoción, la sorpresa, la novedad que nacen de todo encuentro con Cristo. Él os ayudará a vivir agradecidamente. Él es fuente que mana vida, su amor nunca se agota. Aunque tengáis días sombríos, Él “no os faltará; os ayudará en todos vuestros trabajos; lo tendréis en todas partes. ¿Pensáis que es poco un tal amigo al lado?”  (Camino de Perfección 26,1). Aunque a veces vuestra vida parezca un desierto, Él es huerto regado. Su palabra, guardada en el corazón, os quitará los miedos, os fortalecerá, “es ayuda y da esfuerzo; nunca falta” (Vida 22,6); os hará compañía y llenará de sentido solidario vuestra vida. Más allá de cansancios, os lanzará a alumbrar lo nuevo. Y vuestra vida será una danza con la música universal del amor de Cristo. “Es tarde, pero es madrugada, si insistimos un poco”.

Notas para el acompañante

Se comienza esta reunión viendo un video donde el Papa Francisco habla de una experiencia personal: su encuentro con Jesús cuando tenía 17 años. “Fíate de Jesús, Él va adelante”. Este documento se puede ver en youtube y después se puede leer:

Después los jóvenes leen personalmente el texto de la catequesis, y se dedica un tiempo para reflexionar estas preguntas: ¿Qué desea tu corazón? ¿Cómo está pasando Jesús por mi vida? ¿Dónde has descubierto y dónde descubres a Jesús?

A continuación se ponen en común las respuestas. Se concluye rezando personalmente, y después juntos, esta oración de santa Teresa de Jesús:

Vuestra soy, para Vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, pues me criastes,
vuestra, pues me redimistes,
vuestra, pues que me sufristes,
vuestra, pues que me llamastes,
vuestra, porque me esperastes,
vuestra, pues no me perdí:
¿qué mandáis hacer de mí?

¿Qué mandáis, pues, buen Señor,
que haga tan vil criado?
¿Cuál oficio le habéis dado
a este esclavo pecador?
Veisme aquí, mi dulce Amor,
amor dulce, veisme aquí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Dadme muerte, dadme vida:
dad salud o enfermedad,
honra o deshonra me dad,
dadme guerra o paz crecida,
flaqueza o fuerza cumplida,
que a todo digo que sí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Dadme riqueza o pobreza,
dad consuelo o desconsuelo,
dadme alegría o tristeza,
dadme infierno o dadme cielo,
vida dulce, sol sin velo,
pues del todo me rendí:
¿qué mandáis hacer de mí?


Si queréis, dadme oración,
si no, dadme sequedad,
si abundancia y devoción,
y si no esterilidad.
Soberana Majestad,
sólo hallo paz aquí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, para vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *