Decálogo del perezoso

  1. Elementos necesarios: Fotocopias del «Decálogo del perezoso”, sala, sillas y ambientación del lugar – papel para anotaciones de los participantes. Tablero…
  2. Cómo hacer este ejercicio
  1. Primer paso. El coordinador distribuirá entre los participantes copia del Decálogo. Cada participante leerá el Decálogo; subraya el Precepto que más hilaridad (risa) le causa, y señala con una cruz el que más desagrado le ocasiona. Explicará el por qué de la hilaridad y el por qué del disgusto. Trate de hacer un decálogo del trabajador, si no está de acuerdo con este decálogo.
    1. Segundo paso. En pequeños grupos se da a conocer lo que cada participante subrayó, lo que señaló con una cruz, y el decálogo que redactó, silos hay. Señale el grupo casos típicos de pereza. Prepare el grupo un monumento a la pereza y otro al trabajo; represéntelos en la puesta en común.
    1. Tercer paso. Presentados los monumentos, el coordinador envía los grupos a hacer nuevamente reflexión grupal guiados por estas pautas:
  • ¿El hombre será por naturaleza un ser ocioso, o a la inversa, tiene una vocación, una función social? ¿Cuál cree usted que sea?
  • ¿El hombre recibió talentos, aptitudes y capacidades. ¿Qué oficio tienen?
  • ¿Cómo entiende usted la frase que se dice de algunas personas: «es un viejo niño»?
  • Señale el grupo hombres que se han destacado por sus servicios a la sociedad; ¿qué hubiera perdido la historia, el mundo, si ellos hubieran seguido el Decálogo del Perezoso? Finalmente, cada participante escribe en una hoja todas las cualidades y aptitudes de que se cree poseedor; de estas cualidades y aptitudes subrayará las que está explotando positivamente en este momento; tachará las que no está utilizando debidamente. Y hará un balance: qué es más: ¿lo que está utilizando positivamente? ¿Lo que no está utilizando debidamente?

DECALOGO DEL PEREZOSO

  1. Se nace cansado y se vive para descansar.
  2. Ama tu lecho como a ti mismo.
  3. Descansa de día para poder dormir de noche.
  4. Si ves que alguien reposa, ayúdalo.
  5. El trabajo es fatiga y hasta mortal
  6. No hagas hoy lo que puedes hacer mañana.
  7. Haz lo menos que puedas y si debes hacer algo, brega porque lo haga otro.
  8. Por descansar demasiado nadie ha muerto.
  9. Cuando te vengan ganas de trabajar, siéntate a esperar que te pasen.
  10. Si el trabajo es salud ¡Viva la enfermedad!
«Diálogo y dinámicas», Silvio Botero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *