Mira que te mira

Texto original: “Mire que le mira, mire que le mira, mire que le mira

Y le acompañe y le hable y pida y se humille y regale con Él.

Mire que le mira” (Santa Teresa de Jesús, Vida, 13,22)

Música : Rogelio Cabado

Las expresiones con que los místicos hablan de la relación con Dios son de una gran simplicidad, nada complicadas. Han llegado a un grado de sencillez casi infantil, se han despojado de la complicación y el artificio aparente, para conectar con el corazón de las cosas y de Dios. En este texto se halla el resumen de todo el esquema orante de la Santa: mirarle y dejarte mirar por Él, saber que Él te mira, y considerar que lo esencial de la oración es caer en la cuenta de que Él es el protagonista de la relación, que te presta atención siempre, sin descanso. Esta certeza, impresa en el alma de Teresa, la lleva a relacionarse con Él como con un amigo, haciéndole compañía, prestándole atención, hablándole, pidiéndole… es decir, con la espontaneidad de quien se siente totalmente confiado y puede ser él mismo y dejar brotar lo que nace del corazón, sin miedo, sin fingir, sin querer agradar o ponerse de puntillas, sin maquillajes. Esto es, con humildad, con verdad, descansadamente, sin preocupación por quedar bien, con el único deseo de ser verdadero y que los sentimientos y palabras que broten de ti coincidan con lo que siente tu corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *